¿Qué es la hipertensión arterial?

  • 02.05.2018

El corazón es la bomba principal que moviliza la sangre alrededor de nuestro cuerpo. Este órgano muscular logra realizar dicho trabajo durante cada contracción cardiaca. La fuerza que ejerce la sangre en movimiento en las paredes de los vasos sanguíneos es lo que se conoce como presión arterial.

La hipertensión arterial es una enfermedad no transmitible y crónica que se define (según la Asociación Americana de Cardiología) por una presión mayor o igual a 130mmHg / 80mmHg en las arterias de nuestro cuerpo. La presión alta obliga al corazón a hacer más esfuerzo para bombear la sangre alrededor del cuerpo. Es conocida comúnmente como "la muerte silenciosa".

Cuando el médico o enfermero le dice cuál es su presión arterial, menciona dos números; por ejemplo, podría informarle que su presión arterial es "140 sobre 90". El número superior, o presión sistólica, es la presión dentro de las arterias cuando el corazón se contrae. El número inferior, o presión diastólica, es la presión dentro de las arterias cuando el corazón se relaja. Cuando estos números se encuentra por encima de 130 / 80mmHg, su presión está elevada y usted sufre de hipertensión arterial.

¿Porqué es importante saber si tengo hipertensión arterial?

La presión arterial alta es un padecimiento que, junto con malos hábitos de salud, incrementan el riesgo de sufrir otros problemas médicos que pueden ocasionar la muerte. Por ejemplo: infartos al corazón, insuficiencia cardiaca, derrames cerebrales, enfermedad renal crónica, ceguera, enfermedad arterial periférica, entre otros. De hecho, muchas personas no saben que tienen la presión arterial alta hasta que les aparecen otros trastornos.

¿Qué síntomas pueden presentarse cuando padezco de presión alta?

Lamentablemente, la presión arterial elevada no suele, en la mayoría de los casos, causar síntomas. Por esta razón es importante que visite a su médico de cabecera por lo menos una vez al año para que se realice la correcta toma de signos vitales incluyendo la medición de la presión arterial.

¿Cuáles factores de riesgo están asociados a desarrollar hipertensión arterial?

El riesgo de sufrir hipertensión arterial se incrementa si el paciente tiene o es de:

  • Edad avanzada.
  • Antecedentes familiares de hipertensión arterial.
  • Descendencia afroamericana. La presión alta en afroamericanos suele aparecer a menor edad y es más grave.
  • Sufre de sobrepeso u obesidad.
  • Usa productos de tabaco.
  • Lleva una alimentación alta en grasas saturadas y alta en sodio (sal).
  • Sufre de diabetes mellitus.
  • Es físicamente inactivo.

¿Cuáles tipos de hipertensión arterial existen?

Existen dos tipos principales de hipertensión arterial. La mayoría de la población (95%) sufre de hipertensión arterial primaria o hipertensión esencial. Este es el tipo de hipertensión arterial que usualmente se desarrolla a medida que el paciente envejece y no tiene una causa específica.

El otro tipo de hipertensión arterial se conoce como hipertensión secundaria, es decir que ésta es ocasionada por alguna enfermedad de fondo. Usualmente, este tipo de hipertensión arterial desaparece cuando se elimina o se trata la causa de fondo.

¿Cómo se mide la presión arterial?

La presión arterial se mide utilizado un dispositivo conocido como esfigmomanómetro que se coloca en la parte superior del brazo. Es de suma importancia estar seguros de que el dispositivo que se utilice para medir la presión sea el adecuado para la circunferencia del brazo de cada paciente; debido a que un dispositivo de tamaño incorrecto podría dar medidas erróneas de presión arterial. Asimismo, la colocación del paciente juega un papel muy importante para lograr una medición precisa. El paciente debe de estar sentado con buen soporte para la espalda, sin las piernas cruzadas, con el brazo descubierto y flexionado a la altura del corazón. También es importante que no hay consumido cafeína, haya realizado ejercicio o fumado al menos 30 minutes antes y que se encuentre relajando. La medición debe de realizarse después de al menos cinco minutos de reposo.

El diagnóstico de hipertensión arterial se realiza una vez que el paciente haya tenido cifras tensionales mayores a 130 / 80 mmHg en 2 ocasiones distintas.

¿Cuál es el tratamiento para controlar la hipertensión arterial?

Hoy en día existen diversos grupos de medicamentos que se utilizan para el tratamiento de la hipertensión arterial. El tratamiento tiene como propósito evitar el avance de la enfermedad, prevenir las complicaciones, mejorar la calidad de vida y reducir la mortalidad por esta causa.

Los medicamentos para la presión arterial funcionan de diferentes maneras para detener o retardar algunas de las funciones del cuerpo que causan la presión arterial alta. Dentro de ellos están: diuréticos de diversos tipos, beta bloqueadores, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, bloqueadores del receptor de angiotensina II, bloqueadores de los canales de calcio, entre otros. Su médico le recetará alguno de los medicamentos anteriores basado en diferentes criterios.

Lo más importante que debe de hacer es tomar los medicamentos recetados diariamente. El tratamiento farmacológico deberá́ ser individualizado y de acuerdo con el cuadro clínico, tomando en cuenta el modo de acción del medicamento, las indicaciones y las contraindicaciones, los efectos adversos, las interacciones farmacológicas, otras enfermedades que padezca la persona y el costo económico. Si el medicamento recetado por su médico le causa efectos secundarios, no deje de tomarlo sin antes consultar. Su médico podrá realizar cambios en el esquema de tratamiento para reducir y/o eliminar por completo dichos efectos secundarios.

Tomar su medicina para la presión arterial puede prevenir un infarto o un accidente cerebrovascular (derrame), ¡y puede salvar su vida! Asegúrese de conocer los nombres y las dosis de sus medicamentos y cómo utilizarlos. Si tiene preguntas acerca de sus medicamentos, hable con su proveedor de atención médica o farmacéutico. Asegúrese de pedir que le renueven la receta, antes de que se le acaben los medicamentos.

¿Hay algo que pueda hacer por mi cuenta además de los medicamentos?

¡Claro que sí! Existen varias intervenciones que pueden ayudarle a disminuir sus cifras de presión arterial incluyendo:

  • Pérdida de peso.
  • Dieta baja en sodio (sal) y rica en frutas, verduras granos enteros y productos lácteos bajos en grasa.
  • Actividad física diaria de al menos 30 minutos de duración.
  • Reducción del consumo de bebidas alcohólicas. Los hombres no deben tomar más de dos bebidas alcohólicas al día. Las mujeres no deben tomar más de una bebida alcohólica al día. Una bebida alcohólica equivale a: 12 onzas de cerveza o 5 onzas de vino o 1 ½ onzas de licor.
  • Limitar consumo de cafeína a < 300mg al día.
  • Mantener un peso e índice de masa corporal saludable.

También es importante que discuta con su médico de cabecera si toma algún medicamento para alguna otra enfermedad ya que existen muchas medicinas de uso común que pueden provocar aumentos en la presión arterial, incluyendo descongestionantes, antigripales, anticonceptivos orales, antidepresivos, suplementos entre otros.

¿Cuál es el rango óptimo de cifras tensionales luego de iniciado un plan de tratamiento?

Esto depende de diferentes parámetros incluyendo la edad y la presencia de otras enfermedades como por ejemplo enfermedad renal crónica, diabetes, enfermedad de las arterias coronarias, entre otros.

DATOS IMPORTANTES SOBRE LA HIPERTENSION

  • Los medicamentos son solo una parte del control de la presión alta. También es preciso que el paciente controle sus hábitos alimenticios, su peso y haga ejercicio con regularidad.
  • Los medicamentos para reducir la presión arterial deben tomarse todos los días.
  • La hipertensión no es lo mismo que el estrés.
  • La hipertensión suele ser un problema que dura toda la vida. Sin embargo, puede controlarse realizando cambios saludables en el estilo de vida y tomando medicamentos diariamente.
  • El hecho de sentirse bien no significa que el paciente tenga su presión arterial controlada. Por otra parte, sentirse mal tampoco significa necesariamente que la presión arterial esté mal controlada. La única manera de saberlo con certeza es midiéndose la presión periódicamente.
  • La hipertensión afecta a más de un cuarto de toda la población adulta mundial y es la principal causa atribuible de muerte a escala mundial.

Dra. Marissa Durman Madrigal.
Especialista en medicina interna, parte de la Red Médica MediSmart

Descargo de responsabilidad médica

« Regresar